Escribo, luego vivo

Escribo, luego vivo
VERGEL DE LA PALABRA

UNIVERSO MÁGICO DONDE LOS VOCABLOS ESTÁN HECHIZADOS




martes, 25 de febrero de 2014

No soy una isla

A veces no soporto lo que pasa en la sociedad actual 
y me entran ganas de evadirme de la realidad. 
Me gustaría no leer el periódico 
ni poner la radio
ni ver las noticias en internet ni en la tv. 
¡Qué bien, que alivio!

 No conocer NADA de lo que pasa en el mundo.
Nada de guerras estremecedoras 

ni de niños muriendo de hambre 
ni de terroristas que matan por ideales sin justificación
 ni de masacres de animales indefensos 
ni de políticos miserables mintiendo al ciudadano 
ni de la destrucción de los bosques por intereses comerciales…
Dejar fuera y a un lado toda la violencia… 

por un día, siquiera unas horas. 


Tierna ignorancia que me aportaría
 una pizca de sosiego al espíritu. 
¡Qué delicia! Sentir que el dolor de los demás no me afecta… 

¡Entelequia! 

Dulce mentira, imposible propósito. 
No soy una isla.

23 comentarios:

lunaroja dijo...

No somos islas,en efecto, y creo que cuando la humanidad lo entienda recién entonces podrán generarse los cambios! Somos una unidad! Un abrazo!

moderato_Dos_josef dijo...

Te entiendo MAría Teresa. A mí también me sucede con el periodico. Hay días que se me revuelve el estómago. pero es que estamos en una fase clave en que el mundo debería de hacer un esfuerzo para salir adelante, y en lugar de ello, caemos al pozo sin remisión...
Creo que nunca tendré un descendiente. No sé si es egoísmo, falta de ilusión pero es que No se merece este mundo en decadencia!!!

Un abrazo.

Carmen Silza dijo...

Hola María Teresa, lo que yo decía, vamos a volvernos un poquito locos...
Cuerdos es difícil con la que está cayendo.
Pero seamos positivos, ¡todo se arreglará !.
Un abrazo y gracias.
Buen día.

Fina Tizón dijo...

¿Sabes, MTeresa?, creo que a todos, tal y como está el mundo de empantanado, nos gustaría olvidarnos de la realidad y poder ver solo lo idilico de nuestros sueños, pero...

Abrazos,

Fina

CHARO dijo...

Aunque no queramos saber la cruel realidad que nos rodea no por eso deja de suceder y en nuestras conciencias los tendremos presentes. Una entrada estupenda

De barro y luz dijo...

He pensado lo mismo que vd. muchas veces. No lo hago porque creo que cerrar los ojos a la realidad nos haría cómplices de lo que abominamos.

Bss

Marinel dijo...

Es algo que cada vez nos ocurre con más frecuencia,quisiéramos aislarnos de todo, no sentir nada y así estar en paz por un tiempo limitado.
Pero ya lo has descubierto por ti misma...es imposible.
Besos.

DEMOFILA dijo...

A todos nos gustaría evadirnos de la realidad y de lo que pasa en el mundo y en nuestro alrededor, pero eso se llama egoismo y no creo que tú lo seas, por eso terminas tu entrada diciendo, ¡entelequia!, dulce mentira, imposible propósito, porque es verdad que es un propósito imposible.
Gracías por tu visita y por tu comentario, agradezco las palabras que me dedicas en él.
Besos, te deseo lo mejor.

mariluz dijo...

Por desgracia no podremos evadirnos
ni en una isla.
Pero lo peor es cuando se tiene una
empatia grande como la que yo arrastro.
Cada día pido fuerzas al Cielo, para ver nuestro entorno mejorar.
Abrazos.

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Sólopuede decirte una cosa: "Amén". Totalmente de acuerdo con todo lo escrito. Hay días que sólo pongo música, pero luego, hay que volver a la realidad MTeresa, y todo duele tanto como tú expresas.
Besicos muchos.

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Todo nos toca...y nos hiere alma y piel...me atrapa el dolor y la laceraciòn que se tranSversa en el poema. uN ABRAZO. cARLOS

Amapola Azzul dijo...

Por desgracia, es así, Un beso, Muy bello post.

ufff¡

RAFAEL H. LIZARAZO dijo...

Desafortunadamente tenemos que afrontar la cruda realidad que estamos viviendo, no podemos aislarnos del mundo y vivir en una urna de cristal o en una isla desierta.

Abrazos.

Cristina A dijo...

Cierto MTeresa no somos una isla donde nada entre que nos altere nuestra paz ....desde que nacemos lo hacemos luchando y de ahí en adelante con lo nuestro y del mundo....por eso sirmpre el hombre su meta es la búsqueda de la felicidad ...se encuenra a ratos , en porciones pequeñas, pero así son grandes logros ...lo bueno es tener esa "isla" en nuestro interior donde podamos acumular todas esa paqueñas felicidades que vamos enconttrando y cuando necesitemos de ella ir de la mano de Dios a visitarla...algo siempre nos dará.
Muy buen post
Un abrazo
Cristina

TriniReina dijo...

Imposible evadirnos de la dura realidad que nos rodea. Imposible. Pero hay momentos en que no viene mal evadirnos un poco en lo posible.
¡Porque vaya ganado!

Besos

Ligia dijo...

Difícil evadirse, pero las ganas yo creo que las tenemos muchos. Abrazos

ReltiH dijo...

ME UNO A TU MEDITACIÓN. EXCELENTE.
BESOS

Abuela Ciber dijo...

Cuan cierto,dealguna forma estamos unidos.
Sin ir mas lejos te dire que ayer veia una pelicula,con el sufrimiento de mujeres de algunas etnias que te daba pavura.
Pero...hay que seguir adelante y dar nuestra ayuda en todo lo que podamos.
No ser solo pasivos.

Cariños y gracias por siempre estar.

silencio dijo...

La vida es camino y vivir es caminar; elegir el camino es elegir la meta. Un fuerte abrazo, gracias.

Auroratris dijo...

No somos islas, aunque a veces viendo los últimos acontecimientos nos gustaría poder serlo, poder mirar solamente nuestro universo y pasar de todo lo demás. Afortunadamente o desgraciadamente, no es así. Nos necesitamos, entre todos podemos conseguir una vida mejor.
Besos.

Marina Fligueira dijo...

¡¡¡Hola, Mª Teresa!!!

Nos dejas un repaso de todo lo que ocurre en esta vida, o mundo cruel que nos toca vivir ¡Y que no-nos gusta para nada! Para nada.
De acuerdo con todo lo expuesto totalmente.

Yo tampoco soy una isla, pero me gustaría serla. Sería mucho más feliz.
Ha sido un placer pasar por tu casa.
Te dejo mi gratitud y mi estima siempre.
Un abrazo y feliz fin de semana.


Antorelo dijo...

Decía Santa Teresa que la vida era: "Una noche en una mala posada".
Saludos

Nurocas dijo...

Es duro vivir el día a día con alguna sonrisa en los labios en el momento que nos toca, con toda la información que tenemos, con todo lo que oímos a diario, como lo que estoy oyendo ahora decir a la señora, por llamarla de algún modo, Marine Le Pen.
No somos islas, desde luego, ni debemos serlo, pero si de vez en cuando no nos aislamos, será muy difícil vivir sin caer en una profunda amargura.
Un abrazo