Escribo, luego vivo

Escribo, luego vivo
VERGEL DE LA PALABRA

UNIVERSO MÁGICO DONDE LOS VOCABLOS ESTÁN HECHIZADOS




martes, 19 de febrero de 2013

Cual Penélope

Regresó a sus brazos
cruzando desérticos páramos
lóbregos bosques
caminos orlados de espinas
y también ¿por qué no decirlo?
travesías anónimas por cuerpos turgentes,
sinuosos montes de piel,
valles púbicos ardientes,
vertiginosos abismos de cielo
 y oquedades de goces secretos
sin huella ni evocación
en su raciocinio ni en su cuerpo.
El viajero regresaba, como Ulises de Ítaca.
Ahíto y saciado de placeres esperpénticos.
Pero ella no era Penélope,
ella no le esperaba.
"Canalla, miserable...
sin una palabra me abandonaste,
abriste la puerta y, sin más, y te fuiste...
¿y aún quieres que te esté esperando?"

42 comentarios:

Moon dijo...

Muy propio de la tragedia griega. Bien llevado el poema ,perfecto.

Un placer saludarte y leerte.

Un abrazo.

marcelo dijo...

No hay frío más intenso que el de la espera después del abandono.

Enhorabuena por tus textos, Teresa.

bona tarda.

ALBORADA dijo...

Espectacular, María Teresa, a veces no se dan cuenta que hay mucho frío en las estaciones y muere Penélope.


Mi saludo y linda semana

AMBAR dijo...

Hola María Teresa.
Nos expones una gran realidad de la vida, Penélope no siempre espera.
Un abrazo.
Ambar

José Manuel dijo...

Querer que Penélope despues de soportar el abandono aguarde la espera sin medida, creo que es pedir demasiado.

Besos

Jerónimo dijo...

Creo que hizo bien,ya se acabaron los tiempos de aquellas Penélopes fieles y resignadas.La vida es efímera y no es cuestión de esperar a nadie...

Buen corto.

Saludos María Teresa.

Antorelo dijo...

Un desenlace muy adecuado a los tiempos actuales. Me gustó tu poema.
saludos

Carmen Silza dijo...

Me ha gustado este poema,la soledad después de perder lo más querido.Un placer leerte.Besos de buenas noches.

Sneyder C. A. dijo...

No puede esperar Penélope a aquel que la abandono sin una palabra…

Un cálido abrazo

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Miserable desde luego si esperaba que le aplaudiera. Lo has expuesto de una manera magistral.
Besicos muchos.

Galeote dijo...

Suele pasar siempre. Una vez que el amor se aleja por abandono, solo queda tristeza y soledad y aunque se quiera regresar ya no es lo mismo, el tiempo apaga las brasas y solo queda frío y hastío.

Un bello poema María. Te envío un beso.

Narci M. Ventanas dijo...

Mi gran aplauso para esta Penélope que no resigna a la espera y también para tus magníficos versos.

Besos

Isidro Jesus Cedres dijo...

Amiga...., espero que la espera se acorte; esa imagen debe abreviarla,
o es un inútil ese guerrero,
o simplemente de varón
no tiene nada.
Hay imágenes que gritan silencios,
palabras que llaman a gritos,
pero ese cuerpo, hija, ese cuerpo,
no solo grita y llama,
sino planta batalla a cualquier hora.. en cualquier campo de batalla.

Amiga, gracias por compartir tanta belleza, física como literaria.
Isidro. Jecego.

Gloria dijo...

Las segundas partes casi nunca son certeras y sobre todo cuando uno de los protagonistas ha salido dolorido y se ha repuesto, dificilmente algo vuelva a ser como antaño.
Saltando por estos blogs del ciberespacio te he encontrado con esta protagonista que no pierde tiempo en esperar infructuosas, saludos desde Tenerife y te dejo enlace de mi espacio para cuando gustes.

http://gofioconmiel.blogspot.com.es/

ReltiH dijo...

PERO NOSOTROS LOS HOMBRES MODERNOS, NO NOS PARECEMOS EN NADA A ULICES. ENTONCES CÓMO PUTA MADRE QUEREMOS QUE ELLAS NOS ESPEREN?. EXCELENTE PLANTEAMIENTO, MUY IRÓNICO Y CREATIVO. ME TRAMA.
UN ABRAZO

JUAN FUENTES dijo...

Celebro te gusten las fotografias del viejo fotografo.
Abrazos

maria candel dijo...

Si, no todos los hombres son Ulises, ni todas las mujeres, Penelopes, tu lo expresaste muy bien...

Besos

Patricia dijo...

Y el tiempo lo borra todo, incluyendo la espera...precioso! Cada verso es esa travesia,
saludos

teresa dijo...

Tocaya, ser abandonada sin explicaciones por una persona a la que se quiere tiene que ser algo muy amalgo.
El poema encierra una gran tristeza de desesperacion.
Me ha encantado venir a verte.
Un fuerte abrazo y hasta pronto.

teresa dijo...

Tocaya, ser abandonada sin explicaciones por una persona a la que se quiere tiene que ser algo muy amalgo.
El poema encierra una gran tristeza de desesperacion.
Me ha encantado venir a verte.
Un fuerte abrazo y hasta pronto.

teresa dijo...

Tocaya, ser abandonada sin explicaciones por una persona a la que se quiere tiene que ser algo muy amalgo.
El poema encierra una gran tristeza de desesperacion.
Me ha encantado venir a verte.
Un fuerte abrazo y hasta pronto.

fus dijo...

Hace bien en no recibirlo con los brazos abiertos, hay historias que es mejor enterrarla en el pozo de los olvidos.

un abrazo

fus

Rodolfo Cuevas dijo...

Mis saludos, apreciada amiga:

Ciertamente una buena variante de la historia... mucho que espero la original Penélope... las mujeres son tan libres, de hacer lo que le venga en gana, como los hombres...

Te hago llegar desde, mi tropical terruño del Caribe, mis mejores abrazos. Que tengas muy felices días, estimada María Teresa.

Rosario Ruiz de Almodóvar Rivera dijo...

Después de esa tragedia solo cabe esperar... Con tus versos es preciosos.
Un abrazo fuerte y gracias por tu visita a mi blog me añado a tus filas.

JUAN FUENTES dijo...

Un fuerte abrazo a mi romantica amiga por los elogios que hace de mis fantasias.
Saludos

Mª Teresa Alejandra dijo...

Precioso por los cuatro costados.

un beso



Nómada planetario dijo...

Ese regreso nunca debió emprenderse con esperanzas de una bienvenida.
Saludos.

Ŧirєηzє dijo...

bueno...hoy nos pusimos de acuerdo apra presnetar el lado mas despechado del amor...
muy bueno el texto...
un abrazo..
:-)

ohma dijo...

Esta Penélope sabe cantarle las cuarenta a Ulises!!
Un abrazo.

Juan Pardo dijo...

Hay Ulises que nunca vuelven a la Itaca soñada porque se pierden entre las voces y los cuerpos de sirenas huecas.Un bello poema Mª Teresa.Un abrazo.

Nicolás dijo...

Cuando te cierran la puerta, así sin más, quizas estes un instante esperando que vuelva a abrirla, mas ese instante pasa, cambias la cerradura, o bien sales para no regresar pues to que nadie merece que se le espere de esa manera

María Bote dijo...

Ante esas situaciones, no hay que tejer y destejer, como Penélope, sino actuar así, contundentemente, como tú lo haces en tus versos preciosos.

Besos. María

TriniReina dijo...

Pues no. Ya Penélopes hay pocas...
A otro lado con su traición.

Abrazos

Manuel dijo...

Ya no existen Ulises ni Penelopes porque vamos sin rumbo y a la deriva, perdidos en nuestro propio laberinto interior...

Lola dijo...

Hola María Teresa, un poema lleno de tristeza y melancolía, así son de bellas tus letras. Un abrazo grande.

LOLA C. dijo...

Enhorabuena por tu blog, tus textos están llenos de belleza. Tienes una nueva seguidora

Ricardo Tribin dijo...

MTeresa.

Nueva grata visita a tu magnifico blog.

Gran abrazo.

Un Simple Blog dijo...

Lindo poema que te lleva a la pura imaginación.

Betty Mtz Compeán dijo...

Un poema bellisimo.
Paso a agradecerte tu visita y a desearte un lindo fin de semana.
Un abrazo.

Carmela dijo...

Me hizo gracia el desenlace de los ùltimos versos.
Aùn sin esperarlo ella pudo haber intentado escuchar las razones de su esperpèntica huìda y de su inesperado retorno...
Y luego encaminarlo a la salida para darle el adiòs definitivo.
Un abrazo.

David C. dijo...

Realista final.
Saludos
David
Pd: He escrito un cuento en mi antiguo blog Cine para usar el Cerebro, se llama "Todos podemos ser gerentes".

JUAN FUENTES dijo...

Un fuerte abrazo a la amiga poeta por su comemtário a la fotografia.
Saludos