Escribo, luego vivo

Escribo, luego vivo
VERGEL DE LA PALABRA

UNIVERSO MÁGICO DONDE LOS VOCABLOS ESTÁN HECHIZADOS




martes, 23 de julio de 2013

De nostalgias


Me gusta, de cuando en cuando,
repasar mi biblioteca, otear entre sus lomos
y sacudir páginas viejas para rememorar
el tiempo de lectura demorado entre ellas
y las vivencias en aquellas horas pasadas.

Comencé a leer Océano,
primer volumen de la trilogía Marandentro
de Vázquez Figueroa, el 5 de octubre de 1993
y terminé las tres novelas el 20 de noviembre de 1993.
Sin apenas fijarme en las fechas, ¡qué veinte años no es nada!
he comenzado a leerla el 30 de junio de 2013
y la he terminado el 17 de julio de 2013.

Me ha emocionado recordar
mi vida en aquellos días del pasado,
situarme en mi trabajo y mi familia,
comprobar con cierto desaliento
que he vivido veinte años, si,
pero que han pasado como
el soplo de una brisa cálida,
mis hijos eran pequeños y yo era joven,
con toda la vida por delante,
con tantos sueños e ilusiones
que ahora, veinte años después,
realizados unos, inacabados otros
e imposibles los más.
Es una suerte poder volver la vista atrás,
suspirar con nostalgia,
sonreír con una leve tristeza,
llorar agradeciendo lo que has vivido,
recuperar esos maravillosos instantes del pasado,
sentirlos cómo están vivos y firmes en tu corazón
y releer libros cuyas páginas guardan
el perfume y el tacto de la mujer que fui.




15 comentarios:

TriniReina dijo...

Porque los libros que leímos nunca se olvidan y, en cuánto los ojeamos, por mucho años que hayan pasado, se nos abren en la memoria.

Besos y libros

Juglar dijo...

Esta entrada me ha llevado a experiencias similares que comparto contigo.
Creo que las lecturas y la música nos transportan al pasado y al reencuentro con la persona que éramos entonces.
Un abrazo.




LIVC dijo...

Libros que leemos años atrás, pero que cambian nuestra perspectiva o nos llenan de ilusiones, nunca se olvidan.
Son buenos libros son lo máximo

Marina Fligueira dijo...

Hola: Me veo reflejada en tus preciosas letras.

Enhorabuena, tienes un bonito blog.
Te dejo un besito y se muy feliz.

Lourdes dijo...

Me has emocionado. Muy bellas tus palabras. El pasado si vuelve dulce, es maravilloso. Yo también tengo esa suerte. Un beso grande.

José Manuel dijo...

El pasado está lleno de libros que renacen a cada instante en nuestras vidas. A mí tambien me gusta volver la vista atras através de los libros.

Besos

Antorelo dijo...

Suelo releer bastante. Acabo de releer fdespués de 20 años El Gatopardo. Coincido con las sensaciones que describes.
Un abrazo

ReltiH dijo...

UFFFFFF, ME IMAGINO CUÁNTOS LIBROS HAZ DEVORADO EN ESOS 20 AÑOS!!!! GUAUUUUUUUU.
UN ABRAZO

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Me alegro mucho de todo lo que cuentas. La vida vivida, nuestra vida con pros y contras, es la de cada cual. De la que hemos aprendido y nada más que por eso, tenemos que dar gracias A LA VIDA, como reza la canción.
Besicos muchos.

Marina-Emer dijo...

me gusta tu blog ya te sigo
un abrazo
Marina

Laura Vallvé dijo...

¡Hermoso comentario! El blog tan interesante como siempre María Teresa. Un abrazo.

Nómada planetario dijo...

Ciertos libros se asocian a épocas de la vida, sin que por ello se devalúen con el paso del tiempo, sino todo lo contrario.
Besos mientras la sartén de la tarde echa humo.

Narci M. Ventanas dijo...

Es increíble como los libros leídos nos pueden devolver el pasado y al pasado sin apenas darnos cuenta, al mismo tiempo que releerlos, desde una perspectiva distinta, nos hacen vivirlos de forma muy diferente a la de entonces.

Besos

SÓLO EL AMOR ES REAL dijo...

La mujer que fuiste es la mujer que eres en tu eterno ahora

paz

Isaac

Ricardo Tribin dijo...

Eres una magnifica lectora.

Te dejo mi abrazo.