Escribo, luego vivo

Escribo, luego vivo
VERGEL DE LA PALABRA

UNIVERSO MÁGICO DONDE LOS VOCABLOS ESTÁN HECHIZADOS




domingo, 23 de marzo de 2014

Terapias alternativas

Soy optimista por naturaleza, 
me despierto alegre, 
con ganas de vivir y viendo lo positivo. 
No es mérito mío, 
debe de ser asunto de la genética. 
Pero también tengo mis problemas

 ¡claro que si! 
como todo el mundo. 
Tristezas, decepción, dolor y traiciones.
Para superarlo tengo mi propia terapia. 

Es la oración.
Hay quien va al psicólogo, yo voy a la Iglesia.
Hay quien lee libros de autoayuda, 

yo leo la Palabra del Señor.
Hay quien se evade con la bebida 

o con otras sustancias estimulantes, 
yo comulgo.
Cada cual alivia su dolor 

del modo que mejor le parece 
y toda terapia puede ser válida si a uno le ayuda.
Yo confío totalmente en Dios 

y pongo mi vida en sus manos.

 A mí me funciona.


12 comentarios:

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Bellamente ascético. UN abrazo. carlos

Ligia dijo...

Pues sí, Teresa, cada uno busca la paz y la calma donde mejor se encuentre. Y si eso te hace bien, estupendo. Abrazos

lunaroja dijo...

Creo que cualquier mecanismo que nos ayude a crecer es válido,cualquier cosa que alimente el alma,sirve para crecer o evolucionar..y a veces,no es necesario ni ponerle nombre!
Me ha gustado mucho!

CHARO dijo...

Yo también utilizo la misma terapia que tú y ya lo creo que me ayuda mucho así que no tengo intención de cambiarla por otra.Besicos

Armando dijo...

Totalmente de acuerdo con tus argumentos.
Depositar nuestra confianza en Dios, en comunión con todos los creyentes, nos ayudan a superar y a entender cualquier obstáculo o circunstancia que nos depare la vida.
Un abrazo muy cordial.

Mª Jesús Muñoz dijo...

María Teresa, la oración es la ayuda más directa para el cuerpo y el alma...El corazón se pone en contacto con la Providencia y siente la fortaleza y la paz, que necesita para seguir adelante.
Mi gratitud por tus palabras sinceras y sentidas, amiga.
Mi abrazo inmenso y feliz semana.
M.Jesús

Abuela Ciber dijo...

Bellaformade expresar sentires tan profundos.
Creo que cada uno,de alguna forma encuentra el camino cuyo color lo haga sentir plenamente la vida.

Cariños

Susana Jiménez dijo...

El alma nos indica lo que ella necesita, y de donde viene la calma. me alegra saber que tienes en tu vida el poder de la oración.
Un abrazo fuerte.

Cristina A dijo...

Es el mejor camino que sana el alma y nos deja en manos de Dios...
También considero otros caminos que Dios ha puesto en manos de la humanidad para sanar ...
Muy hermoso post que comparto
Un fuerte abrazo
Cristina

Auroratris dijo...

Cada uno tiene que buscar su propio camino siempre y cuando sea beneficioso para él y para los demás. Todos tenemos los días de colores.
Besos.

José Manuel dijo...

Los métodos y terapias que cada uno decida, es libertad de cada cual, lo importante es el resultado.

Besos

fus dijo...

Cada persona buscamos nuestras propias medicinas para estar sanos.

un abrazo

fus