Escribo, luego vivo

Escribo, luego vivo
VERGEL DE LA PALABRA

UNIVERSO MÁGICO DONDE LOS VOCABLOS ESTÁN HECHIZADOS




lunes, 10 de mayo de 2010

Recuerdos


Sobreviven los recuerdos
plenos de verso, de gozo y de remordimientos.
La mirada se encadena a cada pieza
que fue testigo de placer intenso.
El recuerdo perdura vibrante,
melancólico y bonancible;
el recuerdo vive hermoso,
traslúcido y sereno.
Se ha quedado sobre el sofá,
en los azulejos de la ducha,
sobre la almohada fragante,
en el vaso con tus huellas,
en el hueco tras la puerta…
en la mano que se despide
y dice adiós, adiós para siempre.
No volverás. No volveré.

Terminó el amor prohibido.
Jamás nos recuperaremos.

11 comentarios:

moderato_Dos_josef dijo...

con lo sano y gratificante que resultaba eso del amor prohibido...
Un poema lleno de belleza y estilo; da gusto leerlo; una maravilla.
Un abrazo.

TORO SALVAJE dijo...

Esos recuerdos son dolorosos vividos así.
Quizás vistos desde otra perspectiva podrían resultar agradables.
Todo es cuestión de óptica.

Besos.

Jorge Torres Daudet dijo...

Se quedan en recuerdos... lástima!
Con lo que has sugerido en esos momentos de sofá y azulejos.
Un saludo.

Ex-compi dijo...

Aunque pensemos en la desesperación de lo no recuperable, tenemos el ser humano esa gran fuerza de recuperar el estado de felicidad que quedó detrás de la puerta de la vida.

reltih dijo...

uffffff, eso dolió.
besos

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga María Teresa; los recuerdos son parte importante de la vida; creo que son los residentes de la memoria; o ésta, la casa de los recuerdos; creo que viven en nosotros como esencia de momentos vividos, que yacen en reposo hasta que una palabra les hace tomar nuevamente vida, y se renuevan.
Amiga, gracias por tu visita y comentario, Es un placer leerte.
Jecego.

J.M. Ojeda dijo...

¡Hola Maria Teresa!
Esos recuerdos, perdurables en el tiempo.
Son huellas.
Huellas queridas.
Huellas temidas.

Saludos de J.M. Ojeda

Húayat dijo...

Esas remembranzas amorosas que nunca se van, mas debemos seguir conociendo. Besos Mi linda "Mariaté".
Salud-os desde mi pasado amoroso.

Rodolfo Cuevas dijo...

Hola, María Teresa:
¿Sabes algo, preciosa?, a veces, llega el momento de olvidar; pues, el amor acaba y tan sólo quedan de él los recuerdos hermosos de esos instantes vividos y se dice que: «Recordar es vivir». Yo disfruto de esos instantes.
En otro sentido, te agradezco, querida María Teresa, por sacar ese valioso espacio de tiempo tan sólo para entrar a saludarme.
Yo, venciendo distancias, te hago llegar mis más cálidos y tiernos abrazos.

RICARDO MIÑANA dijo...

Los bellos recuerdos siempre los llevamos en el corazon, muy
bonito el poema, un placer leerte.
que tengas una feliz semana.

Flautista de Neón dijo...

Y atrás quedó la historia. Pero lo vivido quedará siempre en nuestra conciencia. Para toda la vida.

Un saludo.