Escribo, luego vivo

Escribo, luego vivo
VERGEL DE LA PALABRA

UNIVERSO MÁGICO DONDE LOS VOCABLOS ESTÁN HECHIZADOS




lunes, 8 de agosto de 2011

La barquita



Boca arriba
los brazos en cruz
el cuerpo mecido por olas livianas
los ojos al cielo
los sentidos taponados
de gratificado destierro,
el rostro bañado de sol,
la piel abrigada de seda marina
el horizonte verdiazulado
estigmado de oro.


A lo lejos de mi paraíso en libertad marina,
hormigas de piel invaden la arena,
crucifican la playa con quitasoles de sombra,
chillan mas que las gaviotas emigradas al silencio.


En mi conspicuo viaje,
a cincuenta metros de la realidad vociferante
mi cuerpo es una barca a la deriva.


41 comentarios:

El Peregrino dijo...

Bello poema el que nos muestras hoy, te eh de ser sincero no soy muy amigo del sol, pero puedo entender dicha sensación de paz y tranquilidad y suele ser muy recomfortante.
Saludos
El Peregrino

José Antonio del Pozo dijo...

Barca a la deriva de tu gloriosa libertad ese cuerpo que haciéndose el muertito está más vivo que todos los vociferantes juntos... es sólo que a él le está susurrando el mar.
Saludos blo, MTeresa

De cenizas dijo...

Mar amniótico que mece el alma.

besos flotantes

Lola dijo...

Y me dejo llevar para ser bañada
para ser amada
y mi piel se quebranta
ante tu falta....................

Besitos guapa, esa barquita que pillaría de buen gusto, para navegar sin rumbo hacia ningun lugar, solo siendo acariciada por el sol y la brisa del mar.

LA CASA ENCENDIDA dijo...

¡Has disfrutado de lo lindo en el mar, la arena y bajoel sol, unq verdadera gozada!
Besicos muchos.

Ipnauj dijo...

Como en el útero.

Un gran saludo.

Braulio Pereira dijo...

hola M. Teresa

estos meses son de vacances.

normal.. gracias por acordarte de min y por seguirme..
me orgulleces.. de verdad.

un abrazo amiga!!

Taty Cascada dijo...

Adoro flotar como un barco en el mar, la sensación de relajo y de absoluto desprendimiento del cuerpo es total...Extraño las olas, extraño su beso salino.
Un beso María Teresa.

Wílliam Venegas dijo...

Esa barquita me lleva a flotar a ese mar de refrescantes versos que usas en tu poesía.
te sigo visitando
http://lahuelladelojo.blogspot.com

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Precioso, y como no sólo el tamaño es lo que importa, sino que la forma ni te digo, me quedo con ese: "el horizonte verdiazulado estigmado de oro"

Saludos desde mi barca, siempre a la deriva.

Saudades8 dijo...

Flotaba una flor que las olas en procesión llevaban mar adentro, atrás quedaba el bullicio veraniego, la flor encontró la paz y la calma en mitad de la inmensidad de un mundo negado a la sombrilla y a la carne de sol.

Un beso,

David C. dijo...

a veces uno se siente así.

campoazul dijo...

Sentirse barquita aunque sea a la deriva, en verano es genial y relajante, ¡qué suerte! Yo no tengo vacaciones en verano.

Besitos.

Jaumerei dijo...

Comparto tus sentimientos sobre la playa y el mar, para los que vivimos al lado del mar, ya añoramos septiembre.

Besitos.

Jessenia dijo...

Esa Paz que encuentras en el mar con los ojos cerrados mientras el sol te acaricia, es la mejor terapia que uno puede tener. Ahí se despoja de todo lo que sobra y se llena de vitalidad.

Besos

Juan Risueño dijo...

Enorme sensación la de sentirse parte del mar.

Saludos

Galeote dijo...

Bueno María, yo no soy muy amigo del sol y de sus rayos, aunque siempre me agradó el mar y sus olas. También -lo confieso- jamás logré quedar a flote, ni hacer una barquita como la del poema, porque siempre me hundía en lo más profundo de la mar salada.

Un hermoso, sensual y refrescante poema veraniego.

Un beso poeta.

RELTIH dijo...

MUY BIEN PLASMADAS LAS IMÁGENES.
UN ABRAZO

Julio Díaz-Escamilla dijo...

Gracias a tu talentosa pluma, el lector también flota a la deriva en esa inmensidad de agua, silencio y paz. Mil gracias por transportarme al delicioso escenario de tus sueños poéticos.
Un abrazo.

Abuela Ciber dijo...

Sensacion placentera irradias en tu navegar mecida por el mar.

Cariños

Nómada planetario dijo...

No falta en cualquier playa ese grupo familiar tipo los Morancos, con su contaminación vital.
Se disfruta en la actitud que propones, lejos del mogollón y con la caricia del mar.
Besos desde esta orilla del Mediterráneo.

Manuel Maria Torres Rojas dijo...

Del mar azul las transparentes olas... Abrazos.

Max E.G.B. dijo...

Momento...

Un saludo.
Max.

Janeth dijo...

Tus letras respiran libertad, sana y valiente,...

TriniReina dijo...

Eso debe ser la libertad. Algo así como volar:)

Besos

Ricardo Miñana dijo...

Hola paisana, espero que esa barquita haya llegado a la orilla y la deriva haya pasado a la historia, y solo quede tu bello poema.
que disfrutes el fin de semana.
un abrazo.

TORO SALVAJE dijo...

Yo lo llamo hacer el muerto.
Me encanta.
Cada vez que voy a la playa me alejo de la orilla y me estoy un buen rato acostado en el mar y bañado por el sol.

Besos.

La Zarzamora dijo...

Y esa barca se llena de la plenitud de un mar alejado de la multitud, en un viaje hacia el origen, con el cuerpo enlazado por las olas.

Besos, Mª Teresa.

Javier F. Noya dijo...

a cincuenta metros de la realidad, qué bonita frase. Y no puedo disimular, además, mi envidia jajaja. Besos.

Juanjo dijo...

A mí me pasa casi lo mismo. No hay gritos que anulen el rumor del mar.

Un poema muy bello, Teresa.

Juan Pardo dijo...

Ha sido muy grato para mí,conocer tu blog...sencillamente me encanta como escribes.Creas un universo de magia , con sabor a hechizo.Saludos poéticos.

O SuSo dijo...

Siempre he pensado que el baño en el mar es lo más cercano a la sensación que tuvimos un día en el vientre de nuestras madres, y quién sale a este mundo con bañador ;-) pues eso, nadie.

Este año me he bañado como cuatro veces, el tiempo no acompaña por el norte, tendré que volar a zonas más cálidas para volver a sentir aquella sensación, mecido por el mar.

Un abrazo.

Fabrício Santiago dijo...

Olá, desculpe invadir seu espaço assim sem avisar. Meu nome é Fabrício e cheguei até vc através do Blog Krasivo. Bom, tanta ousadia minha é para convidar vc pra seguir meu blog Narroterapia. Sabe como é, né? Quem escreve precisa de outro alguém do outro lado. Além disso, sinceramente gostei do seu comentário e do comentário de outras pessoas. Estou me aprimorando, e com os comentários sinceros posso me nortear melhor. Divulgar não é tb nenhuma heresia, haja vista que no meio literário isso faz diferença na distribuição de um livro. Muitos autores divulgam seu trabalho até na televisão. Escrever é possível, divulgar é preciso! (rs) Dei uma linda no seu texto, vou continuar passando por aqui...rs

Narroterapia:

Uma terapia pra quem gosta de escrever. Assim é a narroterapia. São narrativas de fatos e sentimentos. Palavras sem nome, tímidas, nunca saíram de dentro, sempre morreram na garganta. Palavras com almas de puta que pelo menos enrubescem como as prostitutas de Doistoéviski, certamente um alívio para o pensamento, o mais arisco dos animais.

Espero que vc aceite meu convite e siga meu blog, será um prazer ver seu rosto ali.

Abraços

http://narroterapia.blogspot.com/

Antonio de Castro dijo...

Preciosos poemas marinos, este y el anterior. Además, la primera estrofa de este último me es especialmente cercana, porque describe con exactitud lo que ha sido mi propio verano.
Un saludo.

Relatadamente tuya dijo...

Precioso, me hiciste flotar en el agua!!! Besitos salados.

M.Flores dijo...

Mª Teresa, me perdí en la montaña en vez de en el mar. Pero cuando vuelvo me encuentro este hermoso y lírico poema. Qué bien lo haces. Siempre lo bordas.
Disfruta del mar, yo lo busco en primavera o en otoño me satisface más que estar bajo tanto quitasol.
Saludos de todo corazón.

Humberto Dib dijo...

Tarde, pero seguro... un bello poema, me transportó a ese estado a pesar de que aquí fuera hace 6 grados.
Un beso.
HD

Wílliam Venegas dijo...

María no cree que ya es momento de llevar a flote esa barquita río abajo.

Saludos!

aguacateyfresas dijo...

Hermoso poema!

Manuel dijo...

Ingravida..

Belkis dijo...

Un barco a la deriva que llegará a buen puerto porque esta lleno de bellos sentimientos. Un abrazo Mª Teresa