Escribo, luego vivo

Escribo, luego vivo
VERGEL DE LA PALABRA

UNIVERSO MÁGICO DONDE LOS VOCABLOS ESTÁN HECHIZADOS




miércoles, 25 de abril de 2012

PENÚLTIMA VEZ



El mar le concedió una nueva oportunidad
Su cuerpo sosegado sobre la arena
mientras su mente hervía.


Sentía el susurro de las olas,
el aliento cálido del sol
y la sensual fragancia salobre.
Su piel ansiaba los besos,
las caricias olvidadas
y la pasión de la entrega.
Tal vez una nueva ocasión
para revivir el amor,
el que había quedado atrapado
en las telarañas de la rutina.
Iba a romper con el aburrimiento
y hacer un pacto con la sorpresa.
Volver a sus brazos
y recuperar la emoción del inicio.
Iba a entregar el corazón
…tal vez por penúltima vez.




41 comentarios:

marcelo dijo...

Qué bueno, me ha encantado.
No sé si eso será posible, pero si hay esa añoranza encontrada de nuevo. .. ..

me quedo con las caricias olvidas, aquellas que cuando pasa el tiempo ya no vuelven más y, nacen otras.

El que había quedado atrapado en las telarañas de la rutina. Esta si que es buena, qué manera de definir el hastío del amor.

abrazo.

Taty Cascada dijo...

Siempre existe y existirá una penúltima o ante penúltima vez. Una buena forma de recuperar la magia y extraviar la rutina, es entregarse con la piel cargada de sales y de calor -por eso amo el mar, es metáfora pura-.
Muy inspirado María Teresa, me gustó.
Besitos y abrazos.

moderato_Dos_josef dijo...

Me has hecho anhelar uno de esos calurosos días de verano, echado sobre la tumbona,leyendo o dormitando arropado por la cálida brisa oceánica.

Besos.

Verónica C. dijo...

El mar nos recarga, nos da la perspectiva y nos da la fuerza.
Pero hay que volver a activar todo a la llegada.
Ojalá así sea :)

Qué espejo, María Teresa!!!

Besos

José Manuel dijo...

Entregarse una y otra vez, siempre será la penúltima. Mágica inspiración la que te da el mar.

Besos

Teresa dijo...

Es verdad que ante el mar se pueden vivir y revivir muchas historias y es tan mágico, que tiene el poder de romper la rutina.

Un placer leerte.
Besos.

Rodolfo Cuevas dijo...

Mis saludos, estimada María Teresa:
Esa penúltima vez, que --muy de vez en cuando-- se presenta en la vida de un ser enamorado, suele ser tiernamente inolvidable, más aún si, como en este caso sucede, es una penúltima vez marítima...
Recibe, estimada María Teresa, mis afectuosos abrazos y que tengas muy felices días.

salvadorpliego dijo...

Un poema bonito y muy agradable en su lectura. Gracias por compartirlo.

Lo Siento por Interrumpir dijo...

Cómo me gustan estas palabras. Yo también quiero por penúltima vez, y si es bajo el sol tumbada en la arena, mejor que mejor.

Javier F. Noya dijo...

Siempre habrá una penúltima....besos

La Gata Coqueta dijo...




Siento que tus textos son un regalo del viento
Y su lectura la textura del acercamiento.

Siento que tus textos se visten de espuma
Y su lectura es el aliento de una dotada pluma.

Siento que hoy tengo una escusa
Para brindarte con pausa mi ternura.

Sintiendo el tacto de este abrazo
Que te estoy dando
Con la calma que de él se esta adueñando.

María del Carmen


MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Como siempre, bonito y delicado.

Besos.

campoazul dijo...

Mmmm... Un dia de estos regreso a la playa, a esa de tu poema.

Besitos.

De cenizas dijo...

El mar, alfa y omega, tiene lugar para una penúltima vez.


besos

Isabela dijo...

Maravilloso ese pensamiento....entregarse una "penultima vez"
Me ha encantado
Un beso

fus dijo...

Escribes de maravilla, cada palabra tiene un sonido y con ellas haces poemas geniales.

un abrazo

fus

Manuel dijo...

Sin sentimientos parece que morimos en vida...

Jorge del Nozal dijo...

Muy bien expresada esa penúltima oportunidad que las personas enamoradas siempre dan, aduciendo que es la ultima.
Un abrazo

Lembranza dijo...

Preciosos versos!! por qué no, a las segundas oportunidades?? y sobre todo si es a las orillas del mar.
Un abrazo

Maria Eugenia Rojas Alegria dijo...

Que letras tan hermosas sacas de tu pluma, preciosa penúltima vez.
Un abrazo lleno de ternura.
Mau

Evanir dijo...

Podemos prometer atos,
mas não podemos prometer sentimentos...
Atos são pássaros engaiolados,
sentimentos são pássaros em vôo.
(Rubem Alves)
Pedindo desculpas pelo meu afastamente
nas visitas infelizmente foram alguns dias de muita
tenssão.
Eu aprendo todos dias, me espelho em outras
pessoas: Não dá pra fraquejar, quem é guerreiro
jamais entrega a Luta..
Deus abençoe grandemente seu final de semana beijos
no seu doce coração.
Evanir..

Conchi dijo...

Hay veces que nos creemos que siempre es la última oportunidad, una reflexiva entrada que me ha encantado, invita a la meditación en la vida, un placer seguirte.
Te mando un abrazo.

Kasioles dijo...

La experiencia ayuda a no caer en los mismos errores. De los tropiezos, aunque duelan, también se aprende.
Abrazos.
Kasioles

Nómada planetario dijo...

Qué mejor sitio que el mar para reencontrarse con el amor.
Buen puente.

Antonio de Castro dijo...

El mar puede propiciar reencuentros y nuevos enamoramientos.

Carmen dijo...

Precioso poema.
Me ha parecido genial que no sea la última. La penultima vez, siempre es mejor opción y en cuanto a asuntos del corazón se refiere siempre hay que ofrecerle otra oportunidad y otra y otra.

ALBORADA dijo...

Un intento de rescatar el amor, telarañas de hastío y un azul intenso desatando el anhelo del alma.

Todo es posible...

Hermosas letras Teresa

Abrazos y una linda semana

Juan Pardo dijo...

Hacer un pacto con la sorpresa..Cuando la rutina lo invade todo , los colores de las emociones se difuminan y se tornan violáceos , anidando en nuestro espacio.Mejor una penútima vez que momificar pronombres personales en el envés del ayer.La imagen ,sensual y mágica.El texto ,intensamente plástico.Un cálido abrazo.

Ricardo Tribin dijo...

Querida MTeresa.

Siempre hay una segunda oportunidad.

Un abrazo enorme.

Belén dijo...

El mar es bueno, lo malo para mi es el sol (una que es alérgica)

Besicos

P.D NY....¡¡qué envidia!!

La Gata Coqueta dijo...




Hoy estamos de celebración, La gata coqueta ha cumplido cuatro años de puertas abiertas a la calidez de la amistad y a la ética de los sentimientos.

¿Me acompañas?

El champagne para festejar,
En grado óptimo te espera
Y en sus burbujas, tu sonrisa podrás reflejar

La tarta también la termino de recibir,
Para endulzar
El camino sin a la dieta cohibir

Las rosas de la floristería van llegando
De diferentes colores,
Para ir reinando, con aromas de coquetería

Y el piano al fondo ya está interpretando
“Amigos para siempre”
Quienes te darán la bienvenida brindando

¡¡CHIN CHIN!!

Y por sorpresa dos regalos;

*Un abrazo con mucho amor
*Y ¡Gracias por tu cariño!
Que te seducirán el corazón

Un dulce y tierno beso

María del Carmen


Benito Gonzalez dijo...

Tu poema resplandece de deseo en los ojos, anhelando la sensual morada de sus brazos, mientras el mar agita los versos del amor.
Hermoso poema amiga, un placer leerte.
Un beso desde las tierras sin mar. ;-))

Lola dijo...

Siempre por penúltima vez, la ultima será entregada a las palabras que sordas se ocultan en el interior de nuestras almas...... Besitos

La Gata Coqueta dijo...



Deseo pases un muy buen fin de semana
Y hago lo posible para que vuelen hacia ti
Estos mis sentimientos…
En los ojos una sonrisa por simpatía
En los labios un beso por valentía
Y en el corazón un abrazo mimoso por garantía

María del Carmen


andres rueda dijo...

Me traslade, al susurro del mar y el viento, de nuestro Mediterraneo.

Un beso azul

Andres

Ipnauj dijo...

El mar es todopoderoso.

Un gran saludo.

ReltiH dijo...

NO HAY QUE PERDER LAS ESPERANZAS. EXCELENTE TEXTO.
BESOS

María Bote dijo...

Precioso, MªTeresa. Un placer volver a visitarte y leerte, amiga.

Besos y feliz domingo.

María

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Siempre debe haber una penúltima vez.
Bonita entrada.
Besicos muchos.

Ginebra dijo...

Siempre hay tiempo en el amor para dibujar nuevos lienzos de pasión…y el mar, es el escenario perfecto ;-)

Precioso amiga, siempre delicadeza y sensibilidad en tus letras…

Bsos!

Juanjo Montoliu dijo...

Igual el éxito reside en pensar que siempre es la penúltima vez y se nos agotan las balas.