Escribo, luego vivo

Escribo, luego vivo
VERGEL DE LA PALABRA

UNIVERSO MÁGICO DONDE LOS VOCABLOS ESTÁN HECHIZADOS




miércoles, 17 de enero de 2018

Resetear

Tenía que salir de allí, empezar de cero.
Estaba harta de pensar que cada día era el último en este oficio peligroso.
Borró sus expedientes como si quemara sus naves, había dejado de existir en todos los registros.
Jamás volvería a ser la que era ahora, aunque una nueva identidad no borraría el dolor de su corazón herido.
Por lo que decidió dejarlo en hibernación.

6 comentarios:

LA CASA ENCENDIDA dijo...

A veces es lo mejor, los cambios drásticos puede traernos arrepentimientos.
Besicos muchos.

CHARO dijo...

Cuando no se está cómoda en una determinada situación y ves peligrar hasta la salud lo mejor es cortar por lo sano.Besicos

Rafael Humberto Lizarazo dijo...

De vez en cuando se hace necesario algo así, es mejor a tiempo que nunca.

Un abrazo.

Reportero A Letargo En Suleyken. dijo...

Las heridas del ánima son las más complicadas de sanar. Cambiar de vida puede ser un arte en cuanto a las formas, pero desde luego, lo que restaña por nuestra xeniteia -¡el desierto interior en el que todos braceamos!-es lo que requiere de voluntad y porfiar una y otra vez.
Atentamente,
R e p o r t e r .

El primo del Chicodelaconsuelo dijo...

No lo haría
pero siempre respeto
el derecho a escaparse
y empezar de cero.

RECOMENZAR dijo...

Me ha gustado como escribes corto bello sin vueltas
un placer el haber pasado por aqui